¿Estás preparado(a) para desarrollar tu carrera en la nueva sociedad?

Nos encontramos en una encrucijada interesante en cuanto a las carreras profesionales. Todavía las queremos, pero ya no existen en su forma tradicional. En los Estados Unidos, la permanencia típica en un empleo es ahora de 4 años y la mayoría de los trabajadores pasan por alrededor unos 11 puestos de trabajo en su vida.

Si las carreras del siglo XX eran una escalera que subíamos peldaño a peldaño de manera predecible, las carreras del siglo XXI se parecen más a una gran roca que todos estamos escalando. No hay ninguna ruta definida y tenemos que usar nuestro propio ingenio, formación y fuerza para llegar a la cima. Tenemos que labrarnos nuestra propia suerte.

La veloz evolución de la tecnología significa que los puestos de trabajo actuales pueden ser indispensables u obsoletos en cuestión de años o incluso meses. ¿Quién sabía lo que era un “Administrador de Comunidad o Community Manager” hace diez años? ¿O un “Diseñador de aplicaciones para iPad”, “Arquitecto de información”, o “Diseñador de experiencia de usuario”? ¿E incluso un Experto en optimización para buscadores?

Gran parte de la población activa ahora se gana la vida haciendo un trabajo que “no existía” hace diez o veinte años atrás. Si tu trabajo en sí no ha cambiado, es muy probable que estés utilizando nuevas tecnologías y/o habilidades que nunca pensaste estar llevando a cabo. (Por ejemplo, si eres un diseñador que escribe para blogs, un comediante que utiliza Twitter, o un consultor de imagen de marca convertido en e-comerciante).

Dentro de diez años, probablemente todos estaremos haciendo algún nuevo tipo de trabajo que no podíamos siquiera imaginar hoy. La idea es a la vez excitante y aterradora.

Entonces, ¿Cómo nos preparamos para un futuro tan lleno de incertidumbre?

1. Explora sin descanso. Las herramientas que utilizas hoy en día no serán las herramientas que utilices en el futuro.

Como señala el tecnólogo Kevin Kelly[1], el dominio de las tecnologías debe ser una habilidad para toda la vida, definiendo una lista de lectura obligatoria acerca de las habilidades para una vida tecnológica que todos debemos cultivar. Y donde Kelly dice: Si en la actualidad asistes a la escuela, las tecnologías que utilizarás como adulto en el futuro no se han inventado todavía. Por lo tanto, la habilidad para la vida que más necesitas no es el dominio de tecnologías específicas, sino el dominio de la Technium[2] como un todo; cómo la tecnología funciona en general.

Ya sea que se trate de entrevistar a una persona a través de Skype, generar una imagen de marca con Twitter, aprender cómo publicar un libro electrónico o experimentar con una nueva aplicación de gestión de tareas, debemos convertirnos en expertos en poner a prueba nuevas tecnologías que puedan beneficiarnos en nuestra vida personal y profesional. Algunas veces elegiremos NO integrar una nueva tecnología en nuestras vidas y eso está bien. Es la experimentación y el conocimiento que adquirimos a través de ella, esa es la clave.

2. Reconoce a colegas y amigos con intereses afines y cultiva esas alianzas.

La tecnología nunca va a cambiar algunas cosas y una de ellas es el poder de las relaciones. Ben Casnocha, coautor de La startup en tí [inglés] dice: Las oportunidades no flotan como nubes en el cielo. Están atadas a la gente. Si estás buscando una oportunidad, en realidad estás buscando a una persona.

El trabajo, el conocimiento y las oportunidades fluyen a través de las personas, lo que significa que a quiénes conocemos y cómo los conocemos, es nuestro activo más importante. Pero las relaciones no se construyen mediante el intercambio de tarjetas de presentación. Se construyen con energía, atención, cuidado, entusiasmo y, más importante aún, tiempo… mucho tiempo.

3. Ayuda a las personas siempre que puedas. No esperes algo a cambio.

Podemos estar totalmente seguros de que todos vamos a necesitar ayuda en algún momento en el futuro. El etnógrafo y experto en liderazgo Simón Sinek aclaró en una charla: No somos buenos en todo, ni siquiera somos buenos por nosotros mismos. Sinek describe cómo la capacidad de construir relaciones es la clave para nuestra supervivencia como raza y para prosperar como creadores de ideas. La primera manera de construir relaciones, por supuesto, es ayudarnos unos a otros.

Pero en una época de conexiones complejas y problemas, no siempre la relación es 1-a-1 en cuanto a los actos de generosidad, (como en “yo te rasco tu espalda y tú me rascas la mía”), y no debería ser así. Ayudar a nuestros compañeros, colegas y aliados debe ser un hábito regular y ser su propia recompensa en sí. Por lo general, no podemos prever cómo, pero lo bueno siempre se devuelve.

4. Mantente aprendiendo. En tu trabajo y afuera.

Si quieres mantenerte al control del juego de tu carrera profesional, darle rienda suelta a tu curiosidad es tu mayor activo. Esto podría significar asistir a conferencias o charlas relacionadas con tu ocupación actual, o pasar una hora cada fin de semana haciendo cursos en línea, o encontrar una excusa para entrevistar a los profesionales que más admiras.

Con recursos como Opencademy, no hay ninguna excusa para no ampliar tus conocimientos. Y si puedes crear algo tangible que puedas mostrar a un empleador potencial en este proceso de aprendizaje (por ejemplo, una muestra de redacción de texto, una obra de tu portafolio, un sitio Web, etc.), es incluso mejor.

5. Se proactivo proponiendo nuevos roles y tareas.

Los días de “entrenar” empleados jóvenes para cargos de alto nivel se han terminado. Nadie se va a pasar más tiempo pensando en tu carrera de lo que tu lo hagas.

Todos los empresarios están buscando el mismo tipo de personas. Personas que no sólo tengan las habilidades de pensamiento crítico para realizar el trabajo que la tecnología no puede, sino también personas que puedan inventar, adaptar y reinventar sus puestos de trabajo todos los días en un mercado que cambia más rápido que nunca.

No se te presentarán nuevas y emocionantes oportunidades si mantienes tu cabeza abajo y sigues pasivamente las reglas. Si deseas un nuevo desafío en tu trabajo o mayores responsabilidades, depende de tí convencer a tu jefe o cliente sobre lo que debe hacerse, por qué es una buena idea, por qué eres la persona indicada y por qué todos se beneficiarán. Lidera el camino con tu propia creatividad e iniciativa y respáldala con entusiasmo y una proposición sólida.

6. Pregúntate siempre “¿Qué es lo siguiente?”

Si no haces preguntas, no vas a encontrar respuestas. A menudo esperamos para hacer esas difíciles preguntas acerca de nuestra carrera hasta el momento mismo cuando desesperadamente necesitamos respuestas. Esperamos hasta que nos hayan despedido para pensar qué es lo que sigue. O esperamos hasta que estamos completamente terminados y exhaustos en nuestros puestos de trabajo antes de preguntarnos ¿Qué es lo siguiente?.

Pero si vas a cambiar de trabajo cada cuatro años o menos, probablemente deberías estar preguntándote ¿qué es lo siguiente? todo el tiempo, pero no de manera que te desconecte de tu trabajo actual, sino de una manera que te ayude a empujarte a ti mismo hacia adelante.

Pregúntate de manera que te ayude a afinar tu pasión. Pregúntate de manera que te ayude a decidir que nuevas habilidades deseas desarrollar. Pregúntate de manera que te ayude a llegar a conocer a ese nuevo mentor. Pregúntate de manera que te ayude a asumir ese gran nuevo proyecto en tu trabajo que tanto te asusta.

Pregúntate, porque si no te preguntas, nunca lo descubrirás.

¿Qué es lo siguiente para tí?

Pie de Página

[1] Kevin Kelly [inglés] es un pensador y analista disidente (eso que llaman un "Maverick" en los EEUU), fundador de la revista WIRED [inglés] y fue su Editor Ejecutivo hasta 1999. Ha escrito obras de culto en cuanto al análisis de la sociedad moderna y sus transformaciones, como Nuevas reglas para la nueva economia y Fuera de control: La nueva biología de las máquinas, sistemas sociales y el mundo económico. Bajo su dirección, WIRED recibió el oscar de la industria editorial: "National Magazine Award for General Excelence".

[2] La Technium designa el sistema de tecnología global, amplio, masivamente interconectado que vibra alrededor de nosotros, según Kevin Kelly acuñó en su libro Lo que la tecnología quiere. La Technium se extiende más allá del resplandeciente hardware para incluir a la cultura, el arte, las instituciones sociales y creaciones intelectuales de todo tipo. Incluye intangibles como el software, las leyes y conceptos filosóficos. Y, más importante, incluye los impulsos generadores de nuestras invenciones para estimular más creación de nuevas herramientas, más invención de tecnologías y más conexiones de auto-mejoramiento.

Pásalo en: Twitter Facebook Google+

Coméntalo